UNA EXPERIENCIA REAL SOBRE LA LECTURA EN LA ENSEÑANZA SECUNDARIA OBLIGATORIAPor Juana María García Jordán IES Clara Campoamor – Peligros -
(ACTAS DE LAS IX JORNADAS SOBRE LA ENSEÑANZA DE LA LENGUA ESPAÑOLA- UNIVERSIDAD DE GRANADA-2003-2004)

Un poema de Ángel González:

Al lector de pronto se le llenaron los ojos de lágrimas,
Y una voz cariñosa le susurró al oído:
-¿Por qué lloras, si todo
en este libro es de mentira?
Y él respondió:
-Lo sé;
pero lo que yo siento es de verdad.

La ficción convertida en vida.
Este es un proyecto de lectura llevado a cabo en la ESO, es decir, con alumnos a partir de los doce años, y dentro de una enseñanza obligatoria y problemática en muchos aspectos.
El profesor tiene que ser el aguijón que espolee las ganas de saber, el que le abra la puerta a otros mundos y para ello tenemos que partir de la vocación, de la ilusión y de la esperanza, para enfrentarnos como quijotes a molinos de viento. Puede que nuestro quehacer no llegue al cien por cien pero tal vez como dice Celaya en su poema sobre la educación, sí dejemos una huella en alguno: en barcos nuevos seguirá/ nuestra bandera enarbolada.
Este proyecto se concibió y dio sus primeros pasos en un Instituto de la provincia de Málaga, en Torremolinos, con Francisco Merino Tapia y Esther García Román, nos replanteamos la lectura en secundaria. Partíamos de estadísticas terribles que afirman que los alumnos de secundaria no leen, y que sin embargo en primaria la afición a la lectura es mayor. ¿Qué pasa en secundaria? ¿Por qué deja de gustarles leer? ¿Será la edad del pavo?, ¿será como dijo Agustín García Calvo en una conferencia sobre la oralidad hace unas semanas, aquí en Granada, que “el sistema educativo actual está destinado a matar a los niños, a lo que nos quede de niños”
Tal vez los profesores tengamos parte de culpa, somos tan puristas, tan academicistas, a veces, que nos empeñamos en empezar por los clásicos, cuando tal vez a los clásicos hay que llegar tras un largo y placentero viaje. “Llegar a Ítaca es nuestra meta” pero es muy importante el camino.
¿Para qué leer? Hay infinitas razones: para saber, para no estar solos, para conocer a los otros, para conocernos a nosotros mismos, para entender, para reír, para llorar, para consolarnos, para desterrar la melancolía, para ser lo que somos, para no ser lo que somos, para vencer al olvido, para recordar, para evadirnos, para refugiarnos, para imaginar, para soñar, para vivir...
Está claro que uno de los problemas más graves con el que nos encontramos en el aula es la dificultad que tienen nuestros alumnos para enfrentarse con la lectura y comprender lo que leen. Este déficit no sólo es evidente en el área de Lengua española y Literatura, sino en todas, y esto dificulta su aprendizaje y su acceso al conocimiento. Con este Proyecto sobre la Lectura intentamos introducir a los alumnos de ESO en el mundo apasionante de los libros, abrirles la puerta a los sueños y de la manera más fácil y directa mejorar su ortografía, su comprensión y expresión, su vocabulario y su fantasía.

Dice Fernando Savater:

"- Sin duda, creo que lo que te hace entrar en el mundo de la lectura es la pasión por un libro, no hay otra forma. Tú explicas a alguien teóricamente que leer es estupendo, que va a descubrir no se sabe qué cosas, y si él no lo experimenta, no hay nada que hacer. En cambio, cuando alguien ha leído con pasión, con emoción, un libro, cuando ha sentido la pasión de un autor, ya no hace falta darle más explicaciones. Por eso creo que el afán de leer se contagia, en vez de convertirlo en una lección, hay que convertirlo en un contagio".
Decidimos pasar a la acción y para ello pusimos en contacto a nuestros alumnos con los libros, dedicando una parte del tiempo de clase a esta actividad. Así de sencillo, siempre estamos intentando convencerlos de lo bueno que es leer, de todos los beneficios que supone, pero no damos ese sencillo paso, del que habla Savater: proporcionar libros que emocionen y enganchen a nuestros adolescentes, tan alejados del mundo paciente y recogido de la lectura.
El proyecto intenta paliar fundamentalmente los siguientes aspectos detectados en el aula:
- El escaso hábito lector de los alumnos y de la ciudadanía.
- La pérdida de lectores en el paso de una lectura infantil a una lectura adulta.
- Escasa presencia en el aula de lecturas placenteras adecuadas a su edad y a sus gustos que les desarrolle la sensibilidad y les aporte las claves que hacen posible el disfrute de la literatura.
- El alejamiento de los gustos del profesorado con respecto al de los alumnos, que requiere por parte de los docentes una adaptación necesaria para conseguir que el alumno no rechace unas lecturas clásicas, sino que llegue a ellas tras un adiestramiento progresivo en el que cada vez irá exigiéndole más a una obra e irá formando su gusto.

DESARROLLO DEL PROGRAMA


No tiene ningún ingrediente mágico, consiste en articular todas aquellas ideas que creíamos que podían despertar el amor a los libros. El engranaje se fue complicando en la medida que lo requería su propio funcionamiento.
Las ideas que barajábamos eran:
-Dedicar un tiempo de clase a la lectura. Pensamos que un cuarto de hora cada día era muy adecuado, más que una hora semanal, pues cada día existía la posibilidad de que el alumno se “enganchara” y quedara atrapado por la trama del libro. Creo que este es el mayor acierto del programa porque hace de la lectura algo habitual. La lectura silenciosa y personal junto con “el boca a boca” que hace que se difundan y recomienden los libros entre toda la clase. Es increíble el silencio que se produce y la concentración a la que llegan los alumnos.
- Acercar los libros a los alumnos, exigía formar una biblioteca de aula. En algunos IES en los que he desarrollado el programa ni siquiera tenían biblioteca. La manera más económica era que cada alumno se comprara un libro distinto y que este fuera rotando. El libro estará en su poder hasta que se lo termine y se lo podrá llevar a su casa, permitiendo que cada alumno lleve su propio ritmo. Al principio tardan más en leer, después hay quien lee un libro por día. También pueden traer libros de su casa o aportaciones de la biblioteca, lo importante es que en cada armario tengamos más de sesenta libros con sus fichas. Los armarios tienen una cerradura y la llave la posee sólo el profesor o el alumno bibliotecario; dentro del armario está todo el material que genera el programa. (Ahora tenemos bastantes libros en los armarios, pues no devolvemos los libros, los alumnos aportan el precio de uno y nosotros los compramos)
- Un aspecto esencial del Programa de lectura es la selección de los libros que van a leer. En gran medida, de la elección de esos libros depende el éxito o fracaso de esta iniciativa. Elaboramos una relación de cincuenta libros para cada nivel que comprendía diversos géneros, y autores tanto clásicos como de literatura juvenil teniendo en cuenta su dificultad, extensión, la opinión del propio alumnado, temáticas adecuadas a su edad, lo estudiado en la literatura de su nivel y las diferentes propuestas editoriales.
Sería conveniente que el profesor conociera todos los libros de la relación para que así pueda realizar con éxito la evaluación pero poco a poco. También, aunque puedan existir ciertas variaciones de un curso a otro, debería darse una cierta continuidad en las distintas propuestas.
En definitiva se trata de elaborar una relación lo suficientemente amplia y variada como para que el alumnado pueda encontrar en ella textos adecuados a su edad, capacidad de comprensión y gusto personal.
La elección de los libros exigió empezar a leer literatura juvenil pues los licenciados estamos formados en literatura clásica y reconocida por la ortodoxia pero desconocemos por completo esa otra literatura, denostada por los puristas muchas veces e inexistente en la universidad. Tuvimos casi que partir de cero, ayudados por los folletos y los pequeños resúmenes que dan las diferentes editoriales. Después de mucho leer y contrastar con la opinión de nuestros alumnos hemos llegado a establecer lecturas que les gustan mucho a ellos y a nosotros. La oferta editorial en este campo es magnífica, muy amplia y muchas obras son de gran calidad.
- Después teníamos que plantearnos cómo evaluar la lectura y decidimos que si le dedicábamos un cuarto de hora de un total de cuatro horas semanales en los cuatro cursos de ESO, la nota tenía que ser un cuarto, por lo tanto 2.5 de 10. Decidimos que cinco libros por trimestre era una buena cantidad y valoramos cada libro en medio punto. Pero esta nota de lectura sólo se sumaría si el alumno obtenía en los exámenes y notas de clase un 3.5 como mínimo, puesto que debía mostrar su competencia en la materia. Inmediatamente descubrimos que los alumnos superaban con creces nuestras expectativas pues se han llegado a leer en una sola evaluación trece libros (IES Costa del Sol de Torremolinos), dieciséis (IES Alfaguara de Yunquera en Málaga también) veinticuatro libros por evaluación (IES María Victoria Atencia de Santa Rosalía en Málaga), veintisiete en el IES Luis Bueno Crespo de Armilla en Granada y veintinueve (IES. La Zafra de Motril de Granada). Estos son los centros donde lo he llevado a cabo. (A lo largo de un curso la máxima lectora del IES Luis Bueno Crespo leyó 57 y en Motril en el IES. La Zafra, el máximo lector leyó 58, en el curso siguiente el máximo lector leyó 72 en primero de ESO. En el curso 2007-2008 las dos máximas lectoras empataron a 80 libros leídos durante el curso y la media de lectura quedó en la sorprendente cifra de 27,52 libros por alumno, hasta ahora no se ha superado. El curso compuesto por unos 25 alumnos leyó 691 libros en un año escolar.)En este curso 2009-2010 se ha llevado a cabo en el IES. Clara Campoamor de Peligros (Granada) con bastante éxito en 1º, 2º y 4º de ESO siendo el grupo más lector 2º A que superará los 18 libros leídos por alumno y hay una alumna que ha leído 31 libros en una evaluación y lleva a primeros de junio, 75 libros leídos. Y de los cuatro primeros y segundos de ESO irán a Isla Mágica con más de 12 libros leídos, unos cien alumnos. (En este centro se están leyendo libros adecuados (no lectura del libro de texto o textos ocasionales) en Lengua, Sociales, Matemáticas, inglés y coeducación)

- El siguiente paso era cómo examinar de esos libros. La experiencia nos demostraba que los alumnos copian el resumen de los compañeros o cambian las palabras de la contraportada, presentando trabajos sobre libros que muchas veces no han leído. De cada libro hemos elaborado un cuestionario amplio que oscila entre cuarenta y ciento veinte preguntas de comprensión lectora, reflexión crítica, argumento, opinión, de investigación y ampliación de conocimientos, y examinamos oralmente de los libros en ese cuarto de hora de lectura silenciosa.

Así al entrar en clase preguntamos quien se ha terminado un libro, se sientan en una silla junto al profesor y empezamos con las preguntas. Es increíble la información que esto nos aporta sobre los alumnos. A los dos minutos has comprobado si se han leído de verdad el libro o no, la capacidad que tienen para quedarse con los detalles (va aumentando con los libros leídos) el vocabulario propio del tema o la época que recrea, la forma de la narración, la estructura, la dificultad de comprensión, el tema. etc.
Una vez que se ha examinado oralmente, vota el libro en un color, hay cuatro opciones:
ROJO: ME HA GUSTADO MUCHO
AMARILLO: ME HA GUSTADO
AZUL: NO ME HA GUSTADO
VERDE: NO ME HA GUSTADO NADA
Se ha añadido desde el curso el SUPERROJO

Evitamos la valoración intermedia, para que se decantaran a favor o en contra y no existe por ello la valoración de regular. Sorprende que la mayoría esté votada en rojo o superrojo. Lo único que exigimos después es una recensión con su opinión crítica sobre el libro, se valora la originalidad y la capacidad de profundización, aunque sigue valorándose en medio punto, también se anota el número de días que ha tardado en leerse el libro. Hay recensiones magníficas.
La adolescencia comprende unas edades privilegiadas para la lectura que debemos potenciar y de nosotros los profesores depende abrirlos a ese mundo maravilloso, pues una vez que crucen su umbral llevarán un equipaje de sueños, presentimientos, pasiones, para enamorar con la voz de Neruda en sus besos, para reconstruir el universo y recomponerlo con los dados de Einstein, para encontrar islas con tesoro, como dice Manolo Podadera, o como dice Sabina, vivir otras vidas, probarse otros nombres, meterse en el cuerpo y la piel de todos los hombres.
Hay un género que queda postergado en este programa, es la poesía, pues es muy difícil examinar de un libro de poemas, sólo tenemos puestos algunos como De todo corazón –SM, Las cuatro estaciones –Vicens Vives…, para ello la lectura diaria la corto con un poema, después pregunto por el tema, por versos concretos y pongo positivos.
Son muchas las anécdotas vividas con este programa: Madres, tíos, familiares que leen los libros de los alumnos, alumnos que te paran en el pasillo para decirte que se quedó hasta las tres de la mañana leyendo porque no podía dejar de leer hasta que se lo terminara, quien se enfadada muchísimo con el final (en algunas ocasiones han escrito otro)…
El profesor debe preguntar y anotar a principio de curso a cuántos alumnos les gusta leer, para saber la situación real de la que parte y contrastarlo con la situación que deja a final de curso.
Los alumnos empezarán a leer el libro que haya despertado más interés en ellos. Si alguien se equivoca en su elección, puede dejar el libro y coger otro nuevo.
También es conveniente disponer en cada clase de un tablón de anuncios donde esté expuesto el cuadrante de valoración de las lecturas o algún comentario o información sobre autores y obras.
Todos los alumnos firman un contrato en el que se comprometen a cuidar los libros, a forrarlos y a reponerlos en caso de pérdida o mutilación.
Hay otros factores que merece la pena comentar porque afectan a la convivencia del centro, por ejemplo los profesores de guardia se sorprenden porque si falta algún profesor o terminan algún examen, los alumnos preguntan si pueden leer y son mucho más tranquilas.
METMETODOLOGÍA
Los procedimientos de trabajo no son nada teóricos, es un Programa activo, con la burocracia necesaria para su control, en el que la única obligación es leerse un libro por trimestre a elegir entre una enorme variedad. El proceso queda reflejado en el apartado anterior.
La metodología se basa fundamentalmente en la participación del alumno, con actividades de ida y vuelta, ya que los alumnos leen y se examinan de manera oral, también escriben sus recensiones, sin olvidar la parte creativa en la que componen textos en prosa y verso donde apreciamos al igual que en sus exposiciones orales el progreso expresivo y el aumento de vocabulario, a la vez que constatamos su aprecio por la lectura y su mejor comprensión. (En la actualidad hay más Departamentos implicados)
Para terminar incidiré en el papel fundamental del profesor como animador y para ello este cuento de Eduardo Galeano titulado El mundo:

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
-El mundo es eso –reveló-, un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende

Eso tenemos que ser los profesores: incendiarios. Incendiar el alma de nuestros alumnos.

ESCUCHA A Dª JUANA Y SUS ALUMNAS en este programa de radio hablando sobre libros y la experiencia de la lectura en el IES "Clara Campoamor": http://letrasynotasradio.blogspot.com/2011/01/letras-y-notas-juana-garcia-jordan-y.html


letrasynotas.jpg